Brazo Robótico Controlado por el Cerebro Humano

Un Brazo Robótico es la posible solución para quienes sufren de parálisis en su cuerpo.

Recientemente se ha hecho público todo un trabajo de investigación científica y mecatrónica que se habría empezado a realizar hace aproximadamente un año atrás, época en la cual se tomó en cuenta a dos personajes para que participen de una gran cantidad de pruebas que vendrían a ser una ayuda inmensa para todos aquellos que sufren de parálisis en su cuerpo; tanto hombre como una mujer fueron tomados en cuenta para todos estos experimentos, habiendo sido identificados en un inicio como S3 y T2 indistintamente y a quienes se les imposibilitaba poder mover sus miembros, razón por la cual se desarrolló un brazo robótico que puede ser controlado por nuestro cerebro.

  Flex Leg, dispositivo para reemplazar a las muletas

brazo robótico que responde a las ondas cerebrales

El experimento del brazo robótico

Quién hubiera pensado, pero este brazo robótico responde a los diferentes deseos que emiten las neuronas del cerebro, pudiendo ser capaz de agarrar objetos e inclusive, de tomar una soda para acercarla a quien sufre de esta parálisis física y así poder beberla sin ningún problema. Para poder lograr esto se tuvo que entrenar al cerebro y a las diferentes señales que el mismo emitía por medio de sus neuronas, usándose para ello unas pequeñas esferas de esponja que tienen que ser agarrados por la mano de este brazo robótico, algo que al parecer habría tomado aproximadamente unos cuatro días de entrenamiento.

La base científica del brazo robótico

Para poder lograr que el brazo robótico responda a las órdenes de las neuronas del cerebro de una persona con parálisis física se tuvo que implantar un pequeño chip en el área del cerebro, y desde cuyo elemento salían 96 electrodos separados hacia fuera de la cabeza, lugar en donde se conecta a un dispositivo que en cambio interactua con un ordenador, el cual reconoce los pequeños choques eléctricos que emiten las neuronas cuando se plantea el deseo de querer mover un objeto, provocándose la acción de movimiento para el brazo robótico. Este pequeño chip es tan pequeño que es comparado con el tamaño de una aspirina para bebe. Aún falta mucho por desarrollar a este sistema, habiéndose propuesto por parte de los científicos e investigadores la posibilidad de que el sistema sea inalámbrico, para así no depender del ordenador ni de cables que tengan que estar conectados a la persona con este tipo de problemas.

  Air Gibbs Suiha - Bolsa de Aire para Inmovilizar Brazos y Piernas
COMPARTIR

Agregar Comentario